La disputa en la UOCRA es vista de cerca desde el poder. La rueda de apuestas al shale neuquino volvió a girar en el segundo trimestre. A la par, se recalentaron algunos conflictos con gremios y familias autodeterminadas originarias que reclaman tierras.

A mí enseguida me allanan la casa”, esbozó en defensa propia el sindicalista Juan Ángel “Rancho de Paja” Godoy desde la ruta de regreso a su casa, en el barrio Belgrano de la ciudad de Neuquén. Las declaraciones se producían al mismo tiempo en que su vivienda, junto con la de otros dirigentes del gremio, era requisada por orden de la Justicia en una causa por el uso de armas en la disputa por el control de la UOCRA neuquina. Godoy y Juan Carlos Levi lideran las dos facciones que pelean por la conducción del sindicato de los constructores, actualmente intervenida por Damián Miller, enviado del líder nacional de la UOCRA, Gerardo Martínez, para normalizar el gremio.

Intereses políticos y económicos se conjugan en el telón de fondo de la guerra interna de la UOCRA, decididamente corrida al escenario de Vaca Muerta en tiempos de reconfiguración de las relaciones políticas, laborales y empresariales entre los actores involucrados en la producción de no convencionales.

El conflicto de los albañiles es uno de los que se recalentaron con la reactivación del clima de inversiones en la segunda reserva de gas y la cuarta de petróleo del mundo. Si bien el de la UOCRA no es el único conflicto, no tendría la misma repercusión si no hubiese a la par una reactivación de las inversiones en la formación estrella de los no convencionales.

La queja de Godoy que abre esta crónica viene de la ligazón que el dirigente le atribuye a su rival interno con la conducción política de la provincia y algunos municipios. Levi y el Gobierno, a la vez, dicen que Godoy responde al ex intendente de Cutral Co, Ramón Rioseco, en el plano local, y a Gerardo Martínez en el plano nacional. Levi, a la vez, acusa a Martínez de llevarse a Buenos Aires la negociación con Techint por los puestos de trabajo para su área en Vaca Muerta, Fortín de Piedra.

La intervención judicial en la interna del gremio de los albañiles se produjo en un momento clave, en plena negociación de la mano de obra que ocupará Tecpetrol en sus yacimientos de Vaca Muerta. En esa instancia, la UOCRA juega un rol decisivo, puesto que sus afiliados son vitales para la construcción de la infraestructura petrolera.

Los dirigentes neuquinos, metidos en una guerra sin cuartel entre ellos, perdieron el poder de la lapicera para anotar a los seleccionados para entrar a las empresas.

Es de uso corriente que las petroleras congenien con los gremios las listas de trabajadores que se incorporan a los nuevos yacimientos en exploración, que son los que más importan a la UOCRA, ya que en el comienzo de los proyectos es cuando se requiere el flujo mayor de los entendidos en la construcción.

Techint arrancaba en Fortín de Piedra cuando ardía la interna entre Godoy y Levi. Negoció con ambas facciones y firmó un acuerdo con Damián Miller como garante por parte de la organización sindical. Intervino en el rol de mediador entre las partes, el intendente de Añelo, Darío Díaz.

Techint anunció en marzo que desarrollaría el área Fortín de Piedra para aprovechar los beneficios del plan de Mauricio Macri que estableció fuertes subsidios. Prometió una inversión de 2300 millones de dólares hasta 2019 en el primer anuncio grande luego de que se acordara la adenda al Convenio Colectivo de Trabajo de los trabajadores del gas y el petróleo, que significó una rebaja de salarios reales y la pérdida de beneficios a favor de un achique de los costos empresariales.

La primera incorporación masiva de trabajadores para Fortín de Piedra fue en el rubro de la construcción. En la fase siguiente el ruido provendrá de la incorporación de los operarios que están bajo la órbita del Sindicato de Obreros del Petróleo y el Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, que ya mostró las uñas con la exigencia de que sean incorporados en este proyecto los trabajadores que despidió e indemnizó YPF el año pasado.

El método de las listas de operarios presentadas por el gremio para que la apruebe la empresa en cuestión está tan extendido como en el campo de la UOCRA, aunque las diferencias están dadas por las condiciones de cada sindicato. Mientras los albañiles están en una guerra interna del final abierto, los petroleros -bajo la conducción de Guillermo Pereyra- son aliados principales del presidente Macri.

En la etapa presente, Techint fue la primera petrolera privada en arrancar con sus inversiones nuevas en Vaca Muerta. El resto mira cómo se resuelve el conflicto sindical.



2300

millones de dólares de inversión anunció Techint para Vaca Muerta en marzo. Desde entonces se inició un proceso de negociación que derivó en la judicialización de la interna de la UOCRA.

200

son aproximadamente los trabajadores que tienen hechos los preocupacionales y no fueron incorporados a los puestos de trabajo de la petrolera, según la denuncia de la UOCRA.



LmNeuquén
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: