“Dejate de joder con los reclamos por los despidos si no querés que tus hijas sufran las consecuencias”, fue la amenaza a Laura González mientras la golpeaban. Había reclamado contra 46 despidos por parte del municipio que dirige el intendente de Cambiemos Martiniano Molina.
La Comisión Directiva de ATE Quilmes repudió hoy el ataque que sufrió en su casa Laura González, una trabajadora del sindicato que se había movilizado contra los despidos en el sector público en el municipio. Dos hombres armados ingresaron a su casa y la golpearon. “Dejate de joder con los reclamos por los despidos si no querés que tus hijas sufran las consecuencias”, le dijeron, al tiempo que le daban los horarios de entrada y salida de sus hijos.

La mujer quedó internada en terapia y está en observación, a raíz de golpes en todo el cuerpo y patadas en la cabeza. Uno de sus hijos estaba presente y también fue golpeado. Sugestivamente, no robaron nada de su domicilio, en lo que ATE Quilmes definió como “una acción pura y exclusivamente de amedrentamiento y amenaza contra una compañera que viene luchando en la calle por sus derechos. Y por lo tanto, contra nuestra Asociación”.

El secretario general de ATE Quilmes, Claudio Arévalo, contó que la brutal agresión se da en el marco de varias semanas de conflicto por más de 40 despidos en el municipio, a los que se sumarían otros mil en las próximas semanas. “Es una serie de reclamos que vienen sosteniendo los compañeros hace más de un mes”, explicó y definió el ataque como “una clara señal mafiosa” que vinculó con “el poder político de Quilmes”. El dirigente mencionó que al momento de la amenaza justo la casa de Laura González fue la única que no tenía luz en toda esa cuadra, lo que provocó que no funcionaran sus cámaras de seguridad.

Detalló que Laura participó el pasado viernes de una reunión en la delegación del Ministerio de Trabajo bonaerense en Quilmes, con autoridades del municipio, para intentar encausar el conflicto en el que fueron despedidas mujeres que cumplían servicios de limpieza en vía pública y cobraban sueldos en torno a los 7 mil pesos.

“Como organización gremial hacemos responsable al intendente municipal por la integridad física de los empleados municipales”, sostuvo Arévalo. Mañana darán una conferencia de prensa en la sede de ATE Quilmes junto a autoridades del sindicato a nivel provincial y otros gremios.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: