La trágica muerte de un chico de 16 años que cayó bajo las ruedas del semirremolque de un camión, cuando conducía una moto de baja cilindrada por una avenida céntrica de Caleta Olivia. generó múltiples mensajes a través de las redes sociales, no solo de condolencias hacia su familia sino también de críticas en materia de seguridad vial y sobre las responsabilidades de padres de muchos adolescentes que utilizan ese tipo de rodados.
El trágico accidente se produjo alrededor de las 20:50 del miércoles cuando todavía no había oscurecido. A esa hora, Lucas Ezequiel Medina, estudiante del colegio secundario Leopoldo Lugones que residía en el barrio Jardín, estrenaba una flamante Yahama Crytpon de 110cc y según la información brindada por la policía no llevaba puesto casco protector.

Se desplazaba por la avenida Independencia, por la mano que se aleja del Monumento al Obrero Petrolero y había dejado atrás a un amigo que iba en otra moto, aparentemente porque este se había quedado sin combustible.

Testigos circunstanciales comentaron que a pocos metros del cruce con la calle 13 de Diciembre, la moto zigzagueó para pasar a un auto y se fue contra el costado derecho de un camión Scania que, de manera paralela al bulevar, circulaba en el mismo sentido con destino a la planta cementera de Pico Truncado.

Ello habría motivado que el chico realizara una brusca maniobra, lo que hizo que la moto perdiera estabilidad y él cayera al pavimento, introduciéndose por inercia debajo de las ruedas del semi con caja volcadora.

El joven falleció de manera instantánea, en tanto la Yamaha no fue alcanzada por las ruedas del pesado rodado según lo determinaría el peritaje que realizó personal policial especializado en accidentes viales.

El conductor del Scania, identificado Alexis Claudio Villalba, de 25 años y domiciliado en Comodoro Rivadavia, se detuvo de manera inmediata y al constatar la tragedia sufrió una crisis de nervios. Posteriormente fue trasladado a una comisaría.

En pocos minutos llegaron al lugar numerosos policías además de una ambulancia del Hospital Zonal y el médico del servicio de emergencias constató el deceso.

El tramo de la avenida donde se produjo el accidente fue cortado al tránsito por varias horas ya que tuvieron que realizarse las pericias de rigor, por lo cual el cuerpo recién fue retirado cerca de la medianoche. Se dio intervención al Juzgado de Instrucción N° 1.

MENSAJES Y CRITICAS

Inmediatamente después de que la infausta noticia se difundiera por diarios digitales, se sucedió una infinidad de comentarios a través de esos mismos medios periodísticos y por redes sociales.

Parte de ellos fueron mensajes de solidaridad hacia los familiares del adolecente fallecido, pero otros contenían fuertes críticas hacia los adultos, responsabilizándolos de comprarles motos a menores de edad, sin exigirles normas de manejo responsable.

También apuntaron contra autoridades municipales por no contratarse que sigan circulando camiones por calles céntricas a pesar de que existen ordenanzas que prohíben ello.

A media mañana de ayer, el titular de la Supervisión Municipal de Tránsito, Marcelo González, dijo a través de un programa informativo radial que se emite por la FM San Jorge que muchos camiones tuvieron que pasar por el centro ya que no pudieron utilizar las calles que corren paralelas a la costa marina porque a uno de ellos se le cayó la carga y el paso por esa zona quedó obstruido.

Si bien es cierto que ello ocurrió en horas de la tarde de mismo miércoles, la Dirección de Protección Civil confirmó a El Patagónico que el operativo había finalizado a las 19, es decir dos horas antes del accidente que costó la vida al adolescente.

PERMISIVIDAD

Lo concreto es que las escasas señales viales resultan ser motivo para que muchos camioneros, por desconocimiento o ex profeso, circulen por la zona céntrica a cualquier hora a vista de los inspectores de tránsito que, tal como lo observa diariamente este medio parecen estar más ocupados en multar a automovilistas que se estacional sobre líneas de paso peatonal.

Al margen de ello, es habitual ver a grupos de adolescentes que circulan de manera vertiginosa con sus motos. Solo de vez en cuando se los intercepta para exigirles documentación y casco de protección, al tiempo que por estos días también se redujeron controles que hace la policía ya que el personal afectado a los mismos está destinado a otras medidas de seguridad, según lo indicó a este diario un vocero de la Unidad Regional Zona Norte.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: