Luego del derrotero que llevó más de dos años, de adecuación del proyecto y sortear la imposición judicial de audiencias públicas, finalmente las obras sobre el río Santa Cruz están a un paso de recomenzar.
Durante todo este tiempo, la UTE adjudicataria tomó la decisión de mantener gran parte de su dotación de personal que tenía a fines del año 2015 cuando se produjo la paralización del proyecto: unas 980 personas. Para 2018 se espera llegar a fin de año con el doble de esa dotación y en 2019 al pico máximo de unos 5 mil trabajadores.
Ante esta nueva etapa, La Opinión Austral habló con Mariano Musso, director de Relaciones Institucionales de la UTE, sobre cómo se encarará este reinicio y en particular respecto de la fuerte expectativa que hay en torno a la demanda de empleo que existe en Santa Cruz.
Musso recalcó que “las represas generan una oportunidad de trabajo importante para la provincia y para la región”, y señaló que la selección se hace con una mirada “donde la prioridad y el objetivo final es que la gente sea del lugar, de Santa Cruz”.
Por estos días y ante el programa de retiros voluntarios de YCRT, como parte de la propuesta para que aceptaran acceder al retiro, se les dijo que tendrían la posibilidad de trabajar en las Represas, Musso recalcó que “todos los habitantes de Santa Cruz que tengan necesidad de trabajo y tengan las características, habilidades y conocimientos que Represas necesita son tenidos en cuenta”, resaltando que ya existe una vasta base de datos, “donde se siguen recibiendo currículum en las distintas bocas de recepción, ya sea las oficinas de Río Gallegos, la página web de la empresa o las bolsas de trabajo que tienen Municipios y gremios, estamos atendiendo la demanda de trabajo de todos los sectores” enfatizó Mariano Musso. En la construcción de esa base de datos también se está en contacto con la que tienen otras empresas como el caso de YPF o YCRT.

Los plazos
Por estos días, la UTE está trabajando junto con el Ministerio de Energía de la Nación “en terminar los acuerdos que van a generar el plan de trabajo definitivo” explicó el gerente de Electroingeniería, y se está “a días de firmarlo”. Este plan dará “la previsión de trabajo necesaria para el comienzo de las obras principales del proyecto”.
Una vez firmado el plan, lo que la UTE estima es que en los 15 o 20 días subsiguientes, “comenzaremos con la incorporación paulatina y gradual de personal”. Respecto de cuántos podrían ser en esta primera etapa, Musso estimó que se espera “duplicar, a lo largo del 2018, la dotación actual”. Hoy trabajan en los dos obradores montados donde serán las presas Cóndor Cliff y La Barrancosa, unas 980 personas, y se estima que a fines de este año, ese número llegará a 2.000 trabajadores.
Pero ya “a lo largo del 2019 estaremos en el pico máximo de la obra y ahí sí la dotación será de entre 5.000 y 6.000 trabajadores”. A modo de ganar tiempo y porque “a cada paso que avanzamos la incorporación debe ser inmediata” ya se están haciendo exámenes preocupacionales en el Hospital SAMIC de El Calafate de los primeros preseleccionados, de esa base de datos acumulada, para incorporarse al proyecto.
Mariano Musso insistió en este punto que “siempre los ingresos serán graduales”, pero también indicó que “muchos pueden haber dejado el curriculum y no porque no los hayan llamado hasta ahora quiere decir que no se los convocará, esto es un proceso”, manteniendo así la esperanza de aquellos que a lo mejor hace tiempo presentaron sus aptitudes para tratar de ingresar a la obra, pero no han tenido contacto alguno hasta ahora, “todavía pueden ingresar en un futuro mediato”.

Tipo de demanda
Respecto de qué oficios o cualidades se están buscando en esta primera etapa, se explicó que la UTE encara dos tipos de obras en simultáneo, una la que no es permanente que está integrada por los obradores, la villa, etc. “Ahí se necesitan habilidades de construcción que pueden estar asociadas con la cotidianeidad de la construcción: albañiles, electricistas, montaje de instalaciones sanitarias, etc.”.
Luego están las obras principales de las represas en sí mismas, que en esta primera etapa se constituyen por movimiento de suelos, principalmente, “y necesita gente que sepa manejar grandes equipos”, pero recalcó que “como esto tiene una velocidad y plazos determinados, también se comienzan a ver aquellos perfiles que estén relacionados a la carpintería u oficiales especializados y otros oficios a los que ya los vamos analizando, porque las incorporaciones a medida que se cumplen los plazos deben ser inmediatas”.
Musso remarcó que “las bolsas de trabajo existentes que ya tenemos se barren constantemente en búsqueda de personal, ahí se ve no sólo los obreros, sino también a aquellas personas que puedan ingresar como administrativos, al área de Legales o de Recursos Humanos, es decir toda la estructura administrativa que también se debe formar”.
Así finalmente, el director de RRII de la UTE, reafirmó que lo importante es que el reinicio de la obra “es inminente” por lo que se pretende llevar el mensaje a la sociedad santacruceña que la mano de obra local “tendrá prioridad”, por lo que todavía se reciben currículum y “aquellos que quieran llevarlos podrán hacerlo en la Oficina de Río Gallegos, Fagnano 84 primer piso, o en la web de la UTE: www.represaspatagonia.com.ar o vía mail a comunicación@represaspatagonia.com.ar.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: