Ratificando que la primera turbina entrará en servicio en abril de 2022, el subsecretario de Energía Eléctrica Alberto Brusco se refirió al encuentro que mantuvo con autoridades del gremio de la UOCRA nacional y provincial. “Comprometieron productividad, seriedad y seguridad”, dijo el funcionario respecto del gremio.


En el marco de lo que fue la visita del funcionario nacional del Ministerio de Energía de Nación al obrador de las represas, luego de su encuentro con referentes políticos en el SAMIC, el subsecretario de Energía Eléctrica Alberto Brusco se reunió con referentes gremiales de la UOCRA.
Ya en la reunión del SAMIC, Brusco junto a representantes de la UTE Represas Patagonia anunció que los plazos de obra del complejo hidroeléctrico sobre el río Santa Cruz se acortarían, al tiempo que habrá una progresiva incorporación de trabajadores.
En el lugar estuvieron Carlos Romero, secretario de Acción Social de UOCRA Nacional; Mateo Suarez, coordinador del gremio en las represas e interventor de la seccional. Junto a más de un centenar de afiliados, acompañando la recorrida de los obradores tanto al subsecretario de Energía Eléctrica de Nación, Alberto Brusco y el Ing. Fernando Zárate, director del proyecto Represas en representación del Gobierno Nacional. Directivos de Electroingeniería y de la empresa china Gezhouba completaron la comitiva principal.
“Había que dar una señal clara y empezar a poner objetivos”, dijo Brusco, al tiempo que detalló que pidieron al gremio asumir el compromiso de la productividad para cumplir el objetivo, “porque costó mucho llegar hasta aquí. Hubo que hacer muchos cambios en el proyecto, sobre todo para hacerlo compatible con el medio ambiente”.
En tal sentido ratificó lo que ya el viernes publicó La Opinión Austral, que “en 1.428 días debe empezar a generar energía la primera máquina”. Brusco detalló que en abril de 2022 entrará en funcionamiento la primera máquina en la represa La Barrancosa, mientras que en julio de ese año debería empezar a generar la primera turbina de Cóndor Cliff. Y luego, una a una y cada dos meses, entrarían en servicio el resto de las máquinas.
El otro compromiso que se pidió es “Cero Droga y Cero Alcohol” en las obras. “Comprometieron productividad, seriedad y seguridad”, dijo el subsecretario de Energía al hablar del gremio.
El funcionario indicó que actualmente hay 600 trabajadores afectados a la obra, y que se prevé que en el lapso de este año el número se duplique, y en el segundo año se cuadruplique al actual, llegando unos 2.500 trabajadores.
En realidad Mariano Musso, director de Represas Patagonia, en declaraciones a La Opinión Austral, días atrás, señaló que actualmente hay 980 trabajadores en relación directa con la empresa y que a lo largo del 2018 la estimación es que lleguen a unos 2.000. En tanto para 2019 se llegaría al pico máximo de trabajadores, estimados en unos 5.000.
Más allá de la diferencia de puestos de empleo, el funcionario lo que más destacó es la necesidad de “un compromiso para que la obra no vuelva a atrasarse”. Y dijo que “en un país que crece los trabajadores no tienen que temer que se termine una obra, porque seguramente habrá otra que comienza”. (Fuente LOA- Ahora Calafate).
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: