Las juezas Sabrina Namer y Gabriela López Íñiguez firmaron las excarcelaciones esta madrugada. Estaban presos desde el 7 de diciembre por orden del juez Bonadio.

El ex secretario Legal y Técnico Carlos Zannini y el dirigente Luis D’Elía quedaron en libertad: está madrugada el tribunal sorteado para enjuiciar a la ex presidenta Cristina Fernández y al resto de los acusados por supuesto encubrimiento a Irán en el atentado a la AMIA firmó sus excarcelaciones. El ex hombre clave de la Presidencia saldrá de la cárcel de Ezeiza apenas terminen los trámites del Servicio Penitenciario Federal, mientras que D'Elia será liberado en el penal de Marcos Paz.

Zannini y D'Elia estaban presos desde el 7 de diciembre por orden del juez Claudio Bonadio. Sin embargo, las jueces que llevarán adelante el juicio oral consideraron que los kirchneristas no cumplían con los requisitos legales para seguir con prisión preventiva.

La decisión de excarcerlos se firmó minutos antes de las 5 de la mañana en el sexto piso de Comodoro Py, después de que las juezas Sabrina Namer y Gabriela López Íñiguezleyeran durante toda la noche y la madrugada del aniversario del golpe militar los detalles de la causa abierta por la denuncia que hizo Alberto Nisman cuatro días antes de aparecer muerto en el baño de su departamento.

Según la resolución a la que accedió PERFIL, El TOF 8 dio por tierra con la llamada doctrina Irurzun: "el hecho de que el imputado Zannini, hasta el momento de su detención, hubiese ocupado un cargo en la administración pública de la Provincia de Santa Cruz, no configura un argumento de peso suficiente para entender verificada a su respecto la vinculación con el poder que crearía el riesgo procesal en el sentido previsto por la ley".

Y se añadió: "Tampoco se advierten razones para pensar que Zannini, tenga algún tipo de vínculo con el gobierno actual, como para tener por existentes las 'influencias' referidas anteriormente".

El caso se aceleró esta semana: finalmente se sorteó el Tribunal Oral Federal 8 a cargo del juicio oral. Mientras Cambiemos quería tratar en la Cámara Alta el desafuero de la ex presidenta, procesada y con prisión preventiva y el jefe de la bancada del PJ Miguel Angel Pichetto se enojaba, las defensas de Zannini y D’Elía le pidieron a su excarcelación, ya rechazadas por el juez Bonadio, la Sala II de la Cámara Federal y la Sala IV de Casación.

Pero ayer, al recibir el pedido, la fiscal de juicio Gabriela Baigún le dijo al TOF que Zannini y el piquetero D’Elía pueden esperar el debate oral en libertad. “La calidad de ex secretario de Legal y Técnica del encausado no resulta, por sí misma, un dato del que pueda extraerse indicio alguno de peligro procesal –sostuvo el dictamen al que accedió PERFIL-. El nombrado ya no posee vinculación alguna con la oficina que otrora ocupara, como así tampoco con ninguna otra del Poder Ejecutivo Nacional. Mal puede decirse, entonces, que detenta poder residual de influencia que le permitiría obstaculizar la marcha del proceso".

D’Elía, en tanto, “no se posee ningún nexo con el Gobierno actual por lo que no puede inferirse por su parte poder de influencia alguno, ni acceso a ninguna clase de documentación oficial. Si lo que se busca es evitar que tome contacto con personas en el exterior, basta con imponerle la prohibición de salida del país”.

Pero para Baigún la cuestión es clara: la escala penal por el delito que enfrentan es de 1 a 6 años, y se podrá conceder la eximición de prisión cuando la condena sea de ocho años. Y además disparó: ”no hay motivos para que Zannini y D'Elía reciban un tratamiento distinto” al que reciben ”el ex presidente Carlos Menem y el ex juez Juan José Galeano, entre otros, quienes están siendo juzgados en otro juicio de encubrimiento del atentado a la AMIA, al que llegaron en libertad.

Gabriela López Iñiguez, Sabrina Namer y Nicolás Toselli son los encargados del TOF 8 que recibieron la causa del Memorándum. Toselli se excusó ayer de intervenir porque su suegro era Roberto Ahuad, el embajador argentino en Siria cuando el ex canciller Héctor Timerman viajó a ese país, en momentos en que –según la acusación- se negociaba el Memorándum.

La que rechazó apartarse fue Namer, quien fue nombrada por la ex procuradora Alejandra Gils Carbó como el equipo de fiscales tripartidos que asumió en la UFI AMIA tras la muerte de Nisman. Namer y López Iñiguez analizaron durante toda la noche si hacían lugar a las libertades.

Finalmente, hicieron lugar: "Habiendo descartado uno a uno los argumentos que en otra etapa procesal se tuvieron por existentes y habilitantes de la medida cautelar dictada respecto del aquí imputado, nos queda, por último, considerar “la gravedad de los hechos”. Y se añadió: "la circunstancia de que este caso tenga relevancia pública no permite, por sí, justificar la prisión preventiva del imputado".

Las juezas dijeron que el riesgo de fuga tampoco es un argumento: "Estamos en presencia de una figura de gran notorieda pública, lo que disminuye su posibilidad de evadir el accionar de la justicia". "Y existen medidas menos gracias que privarlo de la libertad", se añadió.

Además de Zannini y D’Elía -arrestados en Ezeiza y Marcos Paz, respectivamente-, están presos el ex líder de Quebracho Fernando Esteche y el lobista iraní Jorge Youssef, que podrían probar la misma suerte. (Perfil)

Axact

TNC

R1U

COMENTAR: