El anuncio lo hizo Macri en soledad, pero después todo el oficialismo se abroqueló detrás de la decisión de volver a endeudarse con el Fondo. Los argumentos.
El presidente Mauricio Macri apeló a un esquema que no suele utilizar a la hora de anunciar medidas: el mensaje grabado. Es que la mesa chica del PRO tenían en claro del malestar que implicaría tener que anunciar que la Argentina se veía obligada a someterse a los designios del FMI para sortear los graves desbalances en que cayeron las finanzas del país tras dos años y medio de gestión de Cambiemos.

La antipática medida fue defendida en bloque por todo el oficialismo. Aquí algunos de los argumentos esgrimidos por el macrismo.


Elisa Carrió (Coalición Cívica):

"El acuerdo con el FMI fue una acción preventiva, de una eficacia brutal contra los golpistas de siempre. De esa forma se busca evitar los golpes cambiarios, que los vamos a tener. A los golpistas de siempre les dio mucha bronca ir al Fondo, no es que el Fondo te va a empezar a cobrar ahora, se toma deuda al 4 por ciento. Es como una garantía que tienen los países para evitar un golpe cambiario o a los inversores golondrinas. Hay muchísimos de los sectores que están en el (llamado) 'Círculo Rojo' que van e informan en Nueva York y en todos lados que hay que salir de la Argentina. Estos sectores devaluacionistas han actuado en la Argentina desde siempre".



Francisco Cabrera (Ministro de Producción):

"A los empresarios les pareció razonable fortalecer la posición del sistema financiero, que es una de las patas importantes del programa económico, con un crédito preventivo del FMI que nos permitirá tener mayor solidez".



Horacio Rodríguez Larreta (Jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires):

"Apoyamos el rumbo económico seguido por el presidente Mauricio Macri, la decisión de integrarnos al mundo y de adaptarnos a los cambios de hoy para que el futuro de todos sea mejor. Con Mauricio Macri y el equipo estamos convencidos de que todos los argentinos podemos vivir mejor. Ese es el camino que estamos recorriendo juntos y que nos motiva a avanzar en las transformaciones que llevamos adelante en la Ciudad y en todo el país".



Pablo Tonelli (Diputado nacional):

"El Gobierno negociará con el FMI en condiciones que no perjudiquen a la población. Es un paso positivo para paliar el cimbronazo financiero. El Gobierno va a aceptar condiciones acordes con el plan económico que está en marcha, pero no cosas que signifiquen un esfuerzo mayor para la población. Que todo el mundo esté tranquilo, si los condicionamientos fueran excesivos o exagerados, el Gobierno no los va a aceptar. Esto es un cimbronazo financiero que poco tiene que ver con la economía real del país sino que tiene que ver con factores externos. Es un chubasco pasajero vinculado a temas cambiarios y financieros. La economía está andando bien y con signos muy evidentes de recuperación, crecimiento y mejoras en muchos sectores".



Rogelio Frigerio (Ministro de Interior):

"No es una única persona, el presidente Mauricio Macri, el que piensa que estamos en el camino correcto sino también la mayoría de los dirigentes políticos que creen que la Argentina no se puede vivir eternamente de fiado. El Gobierno ncional está cumpliendo con el pacto fiscal, estamos auditando las cuentas y le vamos a llevar a los organismos la buena noticia de que en 2020 todas las provincias van a estar en equilibrio fiscal. Ahora es momento de discutir las responsabilidades entre los distintos niveles del Estado entre los municipios y las provincias.


Gerardo Morales (Gobernador de Jujuy):

"El Fondo Monetario Internacional (FMI), es una medida para salir de la crisis. Es un problema con el tipo de cambio, no tiene nada que ver con el crecimiento económico. Es importante llevarle tranquilidad a la gente".



Marcos Peña (Jefe de Gabinete):

"Solicitamos una línea de créditos que nos haga menos vulnerables, para no depender de una sola fuente de financiamiento".
Luis Caputo (Ministro de Finanzas):

"Es el mejor momento para negociar con el FMI porque el país está sólido. Estamos pidiendo este crédito de manera preventiva, y va a permitir mantener el gradualismo que implementa el gobierno nacional. Para la gente significa que, por ejemplo, los créditos hipotecarios o los planes sociales se podrán mantener.Ya no precisamos depender de la situación de los mercados y, además, ya no estaremos buscando financiamiento interno, con lo que le daremos más espacio a los privados. Los argentinos no nos tenemos que mentir más porque los males de la Argentina los provocaron las malas políticas que implementamos en los últimos '70 años. No busquemos un complot internacional".



Jorge Triaca (ministro de Trabajo):

"La vinculación con el Fondo es una relación que el Gobierno y el Estado argentino tienen hace mucho tiempo. Nosotros creemos que tener estos instrumentos, estas herramientas dan certeza y previsibilidad; para que situaciones como la que hemos vivido las últimas dos semanas, donde hay inestabilidad en algunos mercados, den más previsibilidad y más certezas a aquellos que tienen que tomar decisiones. Cuanto más claridad y previsión, hay más oportunidades de trabajo tienen los argentinos y hacia eso apunta el Presidente".



Federico Pinedo (Presidente provisional del Senado):

"El acuerdo ya recibió autorización del Congreso cuando se aprobó el Presupuesto para este año y se habilitó a la administración de Cambiemos a tomar deuda. Por lo cual si el Presidente quiere tomar ese crédito a una tasa más barata que la que hubiera tenido que tomar en un mercado que está atacando a la Argentina en este momento en algunos sectores, me parece lógico que tome dinero más barato. Hay una ley específica que es la de administración financiera, que dice cómo se administran los recursos del pueblo argentino. En esa ley está expresamente prevista la relación con los organismos internacionales de los que la Argentina es parte y que los préstamos internos de esos organismos no se computan con necesidad de una autorización especial. Entiendo que haya gente que hace política que quiera decir bueno, tienen que venir a pedirme permiso a mí pero la verdad que no".


Martín Maquieyra (Diputado nacional):

"La decisión del Gobierno de recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI) apunta a conseguir crédito mucho más barato, porque el Fondo ofrece la mitad de los intereses de la banca privada. Para saber si esta decisión es acertada o no primero hay que conocer el tipo de negociación y acuerdos y también se verá con el tiempo, pero la realidad es que se apunta a conseguir crédito mucho más barato. Esta decisión parte de la situación generada por los mercados, donde vimos un giro la semana pasada que afectó mucho, porque recién estamos empezando a salir y hay que corregir nuestras variables.



Luis Etchevehere (Ministro de Agroindustria):

"La decisión de recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI) asegura hasta el final del mandato tener el financiamiento suficiente para seguir con la política gradualista. Para llevar a cabo la política de gradualismo se necesita financiamiento y hay solo tres maneras de obtenerla: subir impuestos, emitir dinero o tomar deuda. Emitir es inflación y la presión impositiva es menor inversión, entonces hay que optar por el financiamiento externo.

Eduardo Fracchia (Director del Área de Economía del Instituto Argentino de la Empresa):

"La posibilidad de alcanzar un acuerdo de asistencia financiera con el Fondo Monetario Internacional significa una oportunidad para reducir el riesgo país. La relación con el FMI lleva más de 60 años y, en general, no hemos cumplido los compromisos asumidos en las cartas de intención. La idea de recurrir al Fondo parece razonable dado que las condiciones de financiamiento son mejores que las del mercado. Esto es un tema muy sensible a partir de la minicorrida de la última semana relacionada, en parte, con nuestra alta posición de endeudamiento en un contexto de suba de tasas estadounidense. El FMI ve que hay esfuerzos argentinos y su directora, Christine Lagarde, en particular, ha sido muy entusiasta con las reformas que está encarando nuestro país luego del aislamiento kirchnerista. Recordemos que la medida de Néstor Kirchner para cortar lazos con el Fondo pagando todo lo adeudado, que fue desde el punto de vista financiero una mala medida, fue demagógica ya que al 75% de los argentinos, según las encuestas de opinión de los últimos 30 años, el FMI le cae mal. En definitiva, parece una decisión razonable (la del Gobierno) que habrá que ver cómo se instrumenta y se comunica a una sociedad crítica al FMI. Esperemos que traiga tranquilidad a la plaza y respaldo para las medidas de fondo que el gradualismo precisa, con la finalidad de seguir cumpliendo el objetivo de bajar inflación y pobreza hacia 2020".
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: