Luego de que la Presidente del CPE María Cecilia Velázquez manifestara que el 50% de jóvenes deja la educación secundaria, TiempoSur dialogó con referentes deportivos y barriales, encargados en gran parte de la contención. También brindó su visión la Directora de Nivel Secundario Silvia González. A nivel nacional solo el 60,7% de los estudiantes de primer año llega al último en el tiempo esperado.

Por Daniel Torres.

Con el correr de los años la matrícula en el nivel secundario se desgrana en todo el país, y Santa Cruz no es la excepción. Según el informe “El camino hacia la graduación en secundaria: ¿Una misión imposible??”, realizado por el Observatorio Argentinos por la Educación, en Argentina cada año son 57.023 los alumnos que repiten o directamente abandonan la escuela. En este sentido, la distinción entre repitentes y desertores, aunque importante, es imposible hacerla debido a que no se relevan trayectorias escolares con nombre y apellido. El documento deja ver que solo el 60,7% de los estudiantes de primer año del nivel secundario llega al último año en el tiempo esperado.

A comienzos del mes de junio, la titular del Consejo Provincial de Educación se mostró preocupada por la situación actual de la deserción escolar, advirtiendo que “la mitad de los pibes se van del secundario” y señalando que “se debe escuchar qué pasa en los colegios”.

En el marco de estas declaraciones, la titular manifestaba: “Creemos profundamente en la participación de los estudiantes, pero tenemos que elevar el nivel de discusión y necesitamos escuchar qué pasa en el secundario que la mitad de los pibes y las pibas se van. Necesitamos que nos ayuden a pensar que estrategias tenemos que desarrollar entre todos”.

Dirección Provincial de Nivel

Con el objetivo de tener una mirada más amplia desde el CPE, TiempoSur mantuvo un encuentro con la Directora de Nivel Secundario Silvia González, quien en primer término explicó que la deserción y la repitencia es una problemática que se acostumbra en todas las escuelas a nivel nacional y se encuentra vinculada a muchos factores, aunque advirtió que Santa Cruz ha tenido “una deserción más alta a partir del 2017”.

En cuanto a los motivos, la Directora declaró: “Entiendo que está muy relacionado a los hábitos. La asistencia es un hábito que se enseña en la escuela, y la incertidumbre de si tenemos 40 minutos, si vamos o volvemos, si tenemos clases o no tenemos, sin lugar a dudas profundizó la inasistencia”. Vale la pena resaltar que este indicador está vinculado a la repotencia y por consecuencia también a la deserción.

En la actualidad desde el CPE se trabaja en distintos establecimientos educativos de la provincia con la intención de generar el sentido de pertenecía en los alumnos, como herramienta para generar la continuidad educativa. Lo hace a través de talleres extracurriculares destinados a los alumnos y las familias con la idea de generar mayor vínculo con la institución, también trabajando en el mejoramiento de los equipos directivos, entendiendo que “la repitencia, el desarrollo y la organización de la escuela, está muy relacionado a como se organice”, por lo que desde el CPE se trata de “fortalecer y que se organizasen para presentar proyectos en función de las problemáticas que tienen”, comentó González.

En cuanto a los preadolescentes y jóvenes que ya han dejado sus estudios secundarios explicó que se ha comenzado a aplicar el acuerdo 134 que “hace que a nosotros nos indiquen quiénes son los que han dejado la escuela”, y remarcó: “La no aplicación del acuerdo soslayaba la deserción y la repitencia, ya que solamente se entiende que el alumno abandonó la escuela al año siguiente del ciclo cursado, al no inscribirse. Por ejemplo, un alumno se inscribe en 2017 y si en 2018 no se inscribe recién ahí sabemos que hay deserción, pero lo inscriben nuevamente desde la escuela y la información que tenemos nosotros es que el alumno está continuando y es repitente, porque aparece inscripto en el mismo año”.

“Lo que buscamos ahora es que las escuelas nos indicaran con precisión la matrícula. Se pidió a los directivos que aplicaran el protocolo de actuación como corresponde”, manifestó la responsable de nivel y detalló sobre este protocolo: “Si el alumno está inasistiendo de forma diaria y no tiene un certificado médico o explicación alguna, se debe llamar a la familia, si el alumno sigue sin asistir se hace el informe al área de Niñez y Adolescencia del Municipio y desde allí se debe proceder al contacto con los juzgados de menores”.

Por último, González resaltó: “Es muy importante no entender la repitencia y la deserción como una cuestión natural. Hay estrategias donde debemos intervenir y brindar herramientas para defenderse en la sociedad en la que vivimos. En esto los docentes juegan un papel fundamental”.

El debate en los estudiantes

A mediados de este mes, en el marco de algunos debates instalados por estudiantes, los alumnos de diferentes organizaciones escolares se reunieron para analizar su situación en la vida estudiantil, debatiendo también sobre la deserción escolar y la vida después de terminado el secundario.

Justamente en este encuentro, los estudiantes intercambiaron opiniones sobre “dónde están los chicos que hoy no están dentro del sistema público de enseñanza”, explicó una de las coordinadoras del encuentro, al mismo tiempo que deslizaba que “algunas de las respuestas que surgieron es que no hay propuestas que incentiven a los chicos a asistir a las escuelas”. Sumado a esto mencionaron que los paros docentes que se dieron en los últimos años “los afectó mucho”.

Por otro lado, aunque pueda parecer un dato menor, también indicaron que “las condiciones climáticas desfavorables perjudican la llegada a la escuela sobre todo con las dificultades de la movilidad, como por ejemplo colectivos”, a lo que se le suma “la falta de interés de algunos jóvenes, el poco seguimiento de la familia y también en muchos casos la situación económica que obliga a buscar una salida laboral”.

(Nota completa en la edición impresa de TiempoSur)
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: