La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) autorizó el uso en los hospitales de todo el país del Misop 200, Misoprostol en comprimidos vaginales, en una concentración que facilita su uso ginecológico y obstétrico sin ninguna otra droga combinada. Actualmente las farmacias venden una sola presentación de misoprostol combinado con diclofenac, Oxaprost, y sólo se permite su compra para uso gástrico.

Ya el 2 de julio, a pocos días de que la Cámara de Diputados diera media sanción al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, el organismo había permitido al laboratorio Domínguez que produjera el medicamento con envases de 4, 8, 20, 48 y 100 comprimidos, aunque la venta estaba restringida a centros de salud y hospitales.

Su uso facilitará la realización de interrupciones legales de embarazos contempladas en el fallo FAL y en el protocolo de la Secretaría de Salud de la Nación, en todos los casos donde corra riesgo la vida o la salud de la mujer en un sentido físico o emocional.

“El misoprostol aumenta la frecuencia y la intensidad de las contracciones del músculo liso uterino (...). Estas propiedades del misoprostol permiten su utilización en la maduración cervical previa a una histeroscopía, o en otros procedimientos ginecológicos que requieran acceder a la cavidad uterina en la inducción del parto, en la prevención o tratamiento de la hemorragia posparto, o en la interrupción del embarazo en las condiciones establecidas por la legislación vigente en nuestro país”, apuntó la Anmat al aprobar su uso hospitalario, el 17 de agosto de este año.

A pesar de que la OMS considera al misoprostol como un medicamento esencial desde 2005, recién este año la ANMAT permitió que esta droga fuera de uso obstétrico en hospitales. Desde entonces, algunos diputados presentaron proyectos en el Congreso Nacional para que se garantice la producción nacional de las pastillas. Uno de ellos fue Daniel Filmus, del FPV-PJ, quien explicó que la iniciativa se propone “garantiza el derecho al acceso equitativo a los medicamentos y la soberanía en materia de salud", en tanto prevé que sean los laboratorios de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos los que produzcan misoprostol y mifepristona. También establece que la Secretaría de Salud incluya ambos medicamentos en el Programa Médico Obligatorio (PMO).

El Laboratorio Industrial Farmacéutico de la provincia de Santa Fe (LIF) trabaja desde 2013 en la fabricación de misoprostol y estará en condiciones de abastecer al sistema público de salud de todo el país, una vez que terminen las pruebas de estabilidad sobre el primer lote de 100.000 comprimidos de uso obstétrico.
Axact

TNC

R1U

COMENTAR: